Limonada refrescante con menta

¿Calor? Prepara una buena limonada fresca, exprimiendo medio limón en un vaso grande y añade unas hojas de menta fresca. Puedes cortar con las manos un poco las hojas de menta para que liberen más su aroma. Añade rodajas de limón o de lima y hielo y, si quieres, puedes endulzar con un poco de estévia. Puedes también prepararla en mayor cantidad y mantenerla en la nevera.